miércoles, 18 de abril de 2018

martes, 17 de abril de 2018

El arte figurativo más antiguo de Grecia está en Creta

La datación de los petroglifos de la cueva de Asfendou, en el oeste de Creta, ha sido recalculada gracias a los avances tecnológicos en la imagen digital y los recientes hallazgos arqueológicos y paleontológicos en la isla más grande de Grecia. Un estudio, publicado este mes en Journal of Archaeological Science: Reportsy firmado por Thomas Strasser y otros investigadores, asegura que algunos de los petroglifos fueron realizados a finales del Pleistoceno o en el Paleolítico Superior. "La comparación de la iconografía con la información procedente de los fósiles demuestra que un ciervo endémico extinto (Candiacervus) está representado en la cueva de Asfendou. Se trata del arte figurativo más antiguo que se ha descubierto hasta ahora en Grecia", afirman los autores
En los años 60 del siglo XX fue descubierto un espeleotema, una colada de calcita que conservaba grabados geométricos complejos y arte figurativo, en la cueva de Asfendou, cerca de las Montañas Blancas de la Creta occidental. Los primeros informes aparecieron a comienzos de los años 70 y se creó un debate sobre si dicho arte rupestre debía de ser fechado en la Edad del Bronce, aproximadamente entre los 5.000 y 3.000 años de antigüedad, o en el Paleolítico, al menos 11.000 años de antigüedad. El estudio reciente "ofrece evidencias paleontológicas e iconográficas que confirman una fecha del Paleolítico (muy probablemente el Paleolítico Superior) para los grabados más antiguos". La última aparición del ciervo enano Candiacervus en algún momento después de hace 21.500 años "proporciona un terminus ante quem [la fecha más cercana o reciente en la aparición de un objeto arqueológico] para el estrato más antiguo de los petroglifos de la cueva de Asfendou y los confirma como el arte figurativo más antiguo que se ha descubierto en Grecia
artecreta1. Ciervo extinto
1 / 6

Ciervo extinto

Petroglifo de la cueva de Asfendou que representa a un cuadrúpedo, 
probablemente un ciervo de tamaño enano y 
con unos cuernos descomunales. Se trata de un ciervo endémico del
 género extinto Candiacervus.
Foto: S. Murray and C. Kolb / Thomas Strasser
artecreta2. Ciervos corriendo o galopando
2 / 6

Ciervos corriendo o galopando

Cuadrúpuedos, probablemente ciervos, corriendo o galopando. 
Las figuras aparecen en vertical, con unos cuernos curvados y 
extremadamente largos.
Foto: S. Murray and C. Kolb / Thomas Strasser
artecreta3. Grabados geométricos
3 / 6

Grabados geométricos

Grabados geométricos complejos.
Foto: S. Murray and C. Kolb / Thomas Strasser
artecreta4. Representación de un barco
4 / 6

Representación de un barco

A la izquierda un grabado que representa un barco y a la derecha
 figuras geométricas y cuadrúpedos.
Foto: S. Murray / Thomas Strasser
artecreta6. Cueva de Asfendou
5 / 6

Cueva de Asfendou

Vista exterior desde el sur (Thomas Strasser) y vistas interiores 
de la cueva de Asfendou con el espeleotema en el suelo. Detalle 
de los petroglifos a la derecha (S. Murray)

El guerrero lombardo con un cuchillo en vez de mano

El guerrero lombardo con un cuchillo en vez de mano
Este guerrero lombardo tenía un cuchillo en vez de mano (Journal of Anthropological Sciences)

La necrópolis lombarda de Povegliano Veronese, que estuvo en uso cerca de Verona -en el norte de Italia- entre los siglos VI al VIII después de Cristo, ocultaba un sorprendente hallazgo entre sus más de 160 tumbas excavadas, entre las que había un caballo sin cabeza y varios galgos. Uno de los esqueletos, de un hombre adulto, no tenía antebrazo derecho. Había sido amputado (y bien curado, pese a no tener antibióticos). Pero eso no era lo más espectacular. Su mano había sido sustituida por un cuchilloque estaba atado a la extremidad a través de una hebilla.
El individuo, de entre 40 y 50 años, perdió la mano de un solo golpe, según explican los arqueólogos de la Sapienza Università de Roma en el estudiopublicado en la revista Journal of Anthropological Sciences . “Las hipótesis que barajamos es que perdió el antebrazo en combate, en una intervención médica tras un accidente o por un castigo judicial”, escriben. 
El individuo, de entre 40 y 50 años, perdió la mano de un solo golpe
La prótesis utilizada ejerció cierta presión biomecánica que remodeló ambos huesos del brazo para formar un callo y un espolón en el cúbito. Y, para sujetar bien el cuchillo en la extremidad, este hombre lo hacía usando su boca, como demuestra el “considerable desgaste y alisado” de la superficie de algunos de sus dientes del costado derecho en los que perdió el esmalte e incluso tenía una lesión ósea.
Usando la boca para tensar la corre “probablemente abrió una cavidad en la pulpa, causando una infección bacteriana”, añade el equipo dirigido por Ileana Micarelli. Su hombro mostraba una protuberancia de hueso en forma de C que seguramente se formó por una posición antinatural cada que vez que había que apretar la prótesis con los dientes.
El esqueleto apareció en una necrópolis del norte de Italia
El esqueleto apareció en una necrópolis del norte de Italia (Journal of Anthropological Sciences)
Aunque aún no pueden confirmarlo, los investigadores apuntan que el esqueleto pertenece a un guerrero medieval. Estudios anteriores ya identificaron que muchos hombres lombardos estuvieron involucrados en actividades guerreras y sufrieron lesiones traumáticas como resultado de la lucha. “Escudos lombardos encontrados en el sitio de enterramiento de Collegno (cerca de Turín) exhiben patrones de daños similares al trauma encontrado en los cráneos”, señalan.
Los lombardos fueron un pueblo germánico originario del norte de Europa que se asentó en el valle del Danubio y desde allí invadieron la Italia bizantina en el 568 d.C. bajo el liderazgo de Alboino. Establecieron el Reino lombardo, que duró hasta el año 774 d.C, cuando fueron conquistados por los francos. 
Los dientes estaban desgastados de tanto atar la hebilla de la prótesis
Los dientes estaban desgastados de tanto atar la hebilla de la prótesis (Journal of Anthropological Sciences)
Las dudas sobre este individuo específico radican en el hecho de que, mientras que en otros entierros en los que aparecieron cuchillos, los soldados tenían otras armas, en este caso únicamente había el puñal. Nuestro protagonista tenía su brazo derecho doblado por el codo y a su lado tenía la navaja con la culata alineada con su muñeca amputada, una hebilla en forma de D y material orgánico descompuesto (que creen que es cuero).
Esto sugiere una tapa de cuero sobre la extremidad amputada, una hebilla utilizada para la fijación, y un cuchillo sujeto a la tapa, aunque el propósito no está claro. Sin embargo, dada la avanzada curación del hueso, está claro que el hombre vivió durante mucho tiempo después de que su mano fuera amputada.
”Este varón lombardo muestra una notable supervivencia después de una amputación. No solo se ajustó muy bien a su condición, si no que lo hizo con el uso de un dispositivo derivado de la cultura. Su supervivencia atestigua el cuidado de la comunidad, la compasión familiar y un alto valor otorgado a la vida humana”, concluyen los investigadores.

SENYOR!!!

Que no hi hagi guerres, perquè treuen la vida a les persones, la vida que tant val.

Que sapiguem estar tots units en la pau i així estimar-nos els uns als altres.

lunes, 16 de abril de 2018

Oració per la Pau

Déu dels nostres pares, gran i misericordiós.
Ssenyor de la pau i la vida. Pare de tothom.
Tu tens projectes de pay i no de dolor, condemnes les guerres i fas desaparèixer l'orgull dels violents.
Tu has enviat el teu Fill Jesús a anunciar la pau  als que són propers i als que estan lluny, a reunir els homes de totes les races en una sola familia.

Escolta el crit dels teus fills: "mai mes la guerra, aventura sense tornada, mai més la guerra que fa nèixer més guerra".

En comunió amb María, la Mare de Jesús, et supliquem que parlis al cor dels responsables, que facis desaparèixer la venjança, que trobin solucions noves, espais de diàleg, gestos generosos.
Concedeix al nostre temps dies de pau. Mai Mes la Guerra. Que nosaltres siguem també constructors de pau als llocs on vivim: a casa, a l'escola, amb els amics....

Amen